ENCUENTROS SOLITARIOS Y EL ENTORNO

En la fotografía de Víctor Rodríguez: soledad, simbiosis humana y material

Un entretiempo transcurrió y finalmente estamos publicando una entrevista que nos mantuvo bastante en la expectativa.

Muchos son los factores que se alinean para formar la constelación imaginaria de Víctor. Desglosaremos varias fotos que consintió enviarnos para proceder a nuestro respectivo artículo de este maravilloso trabajo artístico.

La soledad

Una de las cosas que divide de manera tajante los aspectos de la fotografía, son las distintas representaciones sobre las que nos apoyamos. Víctor R, tiene un patrón particular que se creó por experiencia y espontaneidad. Sin pasar por alto a Caracas, vive en una ciudad donde el movimiento es de igual manera, literalmente inagotable: Nueva York. La soledad en sus retratos es un elemento que señaló en la entrevista y que a pesar de la vida mundana y que está “ahí afuera”, cada quien es la imagen individual, más allá de la simple soledad, del mero hecho de estar solo.

nyclife-3

nyc-doc-1

blizzard-8

Acompañados de rascacielos, de lugares emblemáticos y símbolos mundiales el paisaje juega un rol determinante en la vida de los individuos, atravesando colores, sombras y luces que crean la atmósfera. A veces, se crea un retrato antagonista entre el significado de los colores y lo que sucede con el retratado.

Pasando fronteras

En sus viajes, ha podido recrear la experiencia transfronteriza más de una vez. Esto ha provocado una añoranza más intensa, la de querer reproducir nuevamente lo que su mente proyecta antes de disparar el obturador. Por ello, lugares como Camboya e inclusive Caracas, conforman un escenario dónde se hace necesario el volver para buscar el factor humano que tanto define su fotografía, y que aunque en esencia todos somos iguales, lo que representará cada uno será particularmente único.

Los personajes, los colores, estructuras y los elementos de identidad propios de los espacios que solemos fotografiar conforman un lenguaje único que habla por dicho espacio. Inclusive lo que vivimos en ellos logran transmitir en una fotografía nuestra percepción del mismo. Para él, las vivencias personales en estos sitios se pueden reflejar en las imágenes. Como referencia, quiso mostrarnos esta foto de Río de Janeiro.

vmru-rio

Finalmente, entre la multitud se destaca lo que nuestro ojo también busca inconscientemente. Sin mucha descripción de esta foto, quisimos darle rienda suelta a la imaginación y a ustedes también. Nos gusta detallar más allá. Al fin y al cabo, es Japón. La minúscula multitud fundida a lo lejos nos sumerge más y más en este universo.

VMRU-japan-recycle-10

En la espera de reencontrarnos en la plataforma digital con Víctor, estén atentos en donde postea constantemente sus fotografías: www.theworldwetravel.com. También pueden visitar su página de Instagram @victorrurosa y en Vimeo https://vimeo.com/user19068304.

Entrevista a Víctor Rodríguez: “Busco captar ese “alma” o emoción del retratado”

Víctor M Rodríguez U
Víctor Rodríguez. Fotógrafo. El factor humano como catalizador.

Para Víctor Rodríguez (Caracas, 1982), el alma y el factor humano, colindan con su experiencia transfronteriza. No es casualidad si la foto que preferimos para su retrato refleja este aspecto. Juega asimismo, con la “meta-vida” de lo material y de los paisajes y con todo lo que ellos tienen que aportar al canvas donde se recrea el escenario ideal para él. Allí, una especie de simbiosis cobra vida en la que el entorno y el personaje terminan creando una homogeneidad que construyen su identidad fotográfica.

Muy contentos de tenerlo entre nuestros retratos, sus respuestas reflejan su pasión por el arte fotográfico y el cómo va más allá, introduciéndose a su vez en el cine y los documentales y en qué lugar del mundo añora conseguir la foto ideal.

Foráneo: Como de costumbre, nuestra primera pregunta se enfoca en que nuestro entrevistado cuente un poco en qué se encuentra en este periodo de su vida. Cuéntanos, ¿en qué proyectos te encuentras trabajando ahora y si tienes algún otro por venir?

Victor Rodríguez: En estos momentos me encuentro más enfocado en el cine, tengo un proyecto de un documental que quiero realizar y estoy trabajando en eso. La fotografía siempre está allí, presente, bien sea en el ámbito profesional como en el día a día, en cuanto a proyectos fotográficos diría que tengo 2 que están en desarrollo, el primero documentar el día a día de mi familia, mi hija y mi esposa, documentar todo desde un punto de vista fotográfico. El segundo es un proyecto que ha surgido un poco natural, viendo las fotos de viaje y de estos últimos 2 años vividos en Nueva York me dí cuenta de que he venido fotografiando mucho a la gente sola, creo que eso me ha impactado un poco, como en una multitud tan grande la gente anda sola, cada quién en su mundo y en su burbuja, así que al verlo salí a la calle buscando eso. Ambos proyectos siguen en desarrollo.

F: También comentabas que ahora te estás comprometiendo con el cine. La fotografía juega un rol fundamental en el séptimo arte, ¿cuál es el estilo que más te mueve en este ámbito?

V: Este tema es interesante, por un lado estoy enfocándome mucho como director de fotografía para lo cual el ser fotógrafo ayuda y juega en contra a la vez, pero va muy relacionado con la búsqueda estética del cuadro, de los movimientos de la cámara y de los sujetos dentro del cuadro, y por otro lado está mi trabajo como director y escritor en el cuál me enfoco mucho más en la historia. Creo que es lo que más me importa en una película. No me importan los efectos especiales ni las persecuciones, si la historia no me atrapa la película no me gusta, y en esto la fotografía es esencial. Al final el lenguaje que estamos hablando es de imágenes y es lo que principalmente separa al cine del teatro.

F: Nos gusta romper con lo banal y por ello te preguntamos si, ¿consideras que cada artista puede aplicar su propia psicología rompiendo con este tipo de esquemas e improvisar de una manera más compleja para transmitir a través de su fotografía?

V: Sin duda alguna. La fotografía como todo arte es subjetivo y cada quién lo ve a su manera. A ver, cuando empecé a estudiar fotografía uno va un poco de la mano de las reglas, no hagas estos cortes, la ley de los tercios etc. Ya una vez que adquirí mi propia identidad fotográfica hay más libertad, no pienso nada en las reglas, fotografío como veo, con lo que quiero transmitir. Al final como dice el buen Leo Álvarez, cada quién fotografía con su bagaje cultural.

F: ¿Qué es lo que más influencia tu trabajo fotográfico en el factor movimiento? Es decir, la parte trascendental de lo que llamamos la experiencia transfronteriza, en cualquier lugar del mundo.

V: El factor humano. Creo que es lo primero que me habla de un lugar, y al irlo conociendo mejor pues con más fuerza aún. Es como este proyecto que empecé en Nueva York, me di cuenta de que tomaba fotos de gente aislada, sola, y es que así es Nueva York, es una ciudad que aunque vive demasiada gente es una ciudad solitaria, cada quién anda en su vida, luchando por sus metas y se aíslan irremediablemente. El factor humano es esencial para mi fotografía.

F. ¿Qué es lo más particular que extraes del panorama que fotografías? ¿Y qué me dices en el caso de los retratos?

V: En los paisaje la búsqueda es meramente estética, busco ángulos un poco distintos, juego con los tiempos de exposición y me tomo mi tiempo para buscar algo diferente en lugares muy visitados y fotografiados. Con los retratos sí es una relación íntima, busco captar ese “alma” o emoción del retratado, dependemos mucho del sujeto en un retrato, pero es una experiencia increíble retratar.

F: Existe una diferencia entre los tonos de colores cálidos de escenarios que presentas en tu Instagram: la vida en Nueva York, y por otra parte, fotografías de paisajes costeros, de playa y un tanto caribeños por ejemplo. ¿Tienes alguna preferencia entre estos dos prospectos? En lo que a tonos cálidos se refiere. O fríos en su defecto.

V: Preferencia fotográfica no. En todo caso me quedaría con la luz contrastada del Caribe, con esas sombras marcadas y fuertes. Pero la luz de NY tiene su encanto también, el cambio de estaciones hace que la luz cambie también y eso enriquece el lugar porque puedes tener fotos totalmente diferentes del mismo lugar dependiendo de la estación.

F: ¿Te gusta la idea de poder repetir patrones de identidad de una ciudad en otra?

V: No mucho, en realidad el ser humano es esencialmente igual en cualquier lugar del mundo así que el patrón a repetir sería humano, en cuanto a buscar patrones arquitectónicos o naturales entre los distintos lugares no me atrae mucho, y si lo hago ha sido totalmente inconsciente jeje.

F: ¿Cuál el aspecto más resaltante en tu llegada a un nuevo lugar para fotografiar? Esperas que simplemente algo salte a tu vista o te enfocas en mantener una idea o un bosquejo sobre lo que piensas disparar, ya en mente?

V: Normalmente no llevo nada pensado. El lugar me habla, su gente me identifica el lugar y en base a eso fotografío. Tengo un caso extraño con Camboya, me quedó la espina clavada y quiero volver a fotografiar porque en el viaje que hicimos me dejé llevar por lo turístico y no fotografié lo que más me llamó la atención de ese país que fue su gente.

F: ¿Piensas en el paisaje y el espacio, como elementos que puedan hablar por sí solos? ¿De qué manera? ¿Tienes alguno en particular que pueda hacer referencia a tu idea sobre esta reflexión?

V: Sin duda con una foto de paisaje se puede decir mucho del lugar, o por lo menos como lo percibe el fotógrafo. Puedo ponerte como ejemplo esta foto de Rio de Janeiro donde el color cálido del atardecer, los pescadores, el mar, todo te habla del lugar, te lleva a pensar en un lugar acogedor, donde la gente es amigable y donde puedes fácilmente relajarte. Ahora, eso fue Rio para mí, alguien que haya ido en Carnaval y quizás la haya pasado mal por la delincuencia tomará una foto muy diferente de Río.

F: Creemos en la interacción entre manifestaciones culturales, como portadoras de características inherentes que pueden transferirse entre ellas. ¿Cuál es para ti esa manifestación cultural que alimenta la fotografía?

V: ¡¡¡Todas!!! La literatura, pintura, cine, escultura, danza, comida. Al final la fotografía la alimenta el alma detrás del ojo detrás de la cámara, y cualquier manifestación cultural nutre el alma.

F: Y para dejarte ir, ¿Existe algún lugar que sería determinante en tu carrera fotográfica?

V: Caracas sin lugar a dudas. Fue donde me formé como fotógrafo, es donde nació en mí esta pasión y donde me gustaría poder fotografiar más libremente. Es una cuenta pendiente tomar más fotos en Caracas.